Viernes, 30 Septiembre 2011 13:41

Viceministro para salvadoreños en el Exterior analiza el fenómeno de las remesas en Brookings Institute

Valora este artículo
(0 votos)

El Viceministro para salvadoreños en el Exterior, Juan José García, participó hoy en el foro “El futuro de Centro América: Retos y Oportunidades de la Migración y las Remesas”,  organizado por la Iniciativa para América Latina del Instituto Brookings y el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) en Washington, DC.

El debate giró en torno a las condiciones actuales y las perspectivas a mediano y largo plazo de la migración y  las remesas. En este contexto, el Viceministro García explicó que las remesas han tenido, a lo largo de los años, un impacto muy importante en la superación de la pobreza y en mejorar la calidad de vida de las personas; han garantizado el acceso a servicios básicos, como salud, educación y vivienda.

El funcionario también señaló que los flujos de dinero han incentivado una economía más basada en el consumo que en la producción interna. Por ello, agregó, se han implementado iniciativas para animar el tejido productivo del país, a través de la participación de los salvadoreños en el exterior con programas de inversión atractivos.

El próximo mes llegará a El Salvador una misión de 16 salvadoreños residentes en Estados Unidos para conocer más de cerca las opciones de inversión, que se vuelven, a su vez, alternativas de arraigo para quienes viven en El Salvador.

“Se trata de generar oportunidades para que los salvadoreños podamos vivir dignamente en las comunidades donde nacimos”, sostuvo el viceministro García.

Las remesas representan casi el 17% del Producto Interno Bruto (PIB) de El Salvador, y más de 337,000 hogares son receptores de estos envíos. En los hogares que reciben remesas, estas representan, en promedio, el 60% del total de ingresos

Al foro también fue invitada la Subsecretaria de Estado Adjunta para América Central y Asuntos del Caribe del Departamento de Estado,  Julissa Reynoso, quien hizo una evaluación de la asistencia de Estados Unidos a Centroamérica, para desincentivar que las personas emigren a la nación americana.

En este marco destacó las iniciativas que se llevan a cabo con los gobiernos del istmo como Caminos para la Prosperidad en América, la Cuenta del Reto del Milenio a la que Honduras, El Salvador y Nicaragua han tenido acceso, y más recientemente Asocio para el Crecimiento de la que sólo El Salvador forma parte.

Por su parte, Pablo Rodas, jefe de la Sección Económica del BCIE, destacó que poco se ha analizado sobre el costo humano de la migración. “¿Cuántas familias han sido separadas? Se ha dicho que la migración trae sólo cosas buenas. No es cierto. Las pandillas encuentran en estos niños que se crían sin sus padres una puerta abierta”, sostuvo el panelista.

Agregó que, por ejemplo, Costa Rica no sufre demasiado de este rompimiento en el vínculo familiar, con aproximádamente 85,000 costarricenses viviendo en Estados Unidos. Tampoco Nicaragua, con menos migrantes en Estados Unidos, que podrá ser más pobre, pero que en todo caso, al igual que Costa Rica no tiene los problemas delincuenciales del triángulo norte.

A la cita del Instituto Brookings también fueron invitados como panelistas Sonia Pellecer, de la Universidad Rafael Landivar de Guatemala, y el analista Ricardo Puerta, de Honduras, entre otros expertos.  

 

Visto 7967 veces Modificado por última vez en Viernes, 30 Septiembre 2011 20:56