El gobierno de El Salvador, a través del Ministerio de Relaciones Exteriores, expresa su condena ante el ataque armado registrado este día en una escuela de Connecticut, Estados Unidos, dejando como saldo a 27 personas fallecidas, en su mayoría menores de edad.

El Salvador extiende sus más sinceras condolencias a las familias de las víctimas, así como sus muestras de solidaridad al gobierno y al pueblo de los Estados Unidos en este trágico momento.

El Ministerio de Relaciones Exteriores informa además que, tras el ataque, se han hecho las indagaciones respectivas a través de la red consular y no se tienen reportes de salvadoreños afectados en el mismo.

 

 

The first administration of President Barack Obama marked a new stage in the relations between El Salvador and the United States. In November 2011, exactly one year ago, El Salvador and the United States sealed the Partnership for Growth, an agreement the U.S. has signed with only three other countries in the world.

Under the Partnership for Growth, teams from El Salvador and the United States have identified and established routes to remove barriers to growth in our country. The teams found two major barriers to growth in El Salvador: public safety and low productivity.

A year after its launch, the Partnership for Growth has had major achievements, such as the establishment of a Council for Growth, in which notable Salvadoran businessmen discuss fundamental issues with the Executive Branch, such as plans to prevent social violence, and building a strategy to promote foreign investment in El Salvador.

In the town of Colón, one of the most violent in the country  and only 15 minutes west of San Salvador, the security authorities of El Salvador and the U.S. government have established a number of programs that have helped to reduce crime by 40%. In the coming months, the government will launch a specialized unit to combat extortions against micro and small enterprises in El Salvador.

In the field of investment attraction, our government has sent to Congress a list of programs, policies and laws that encourage, facilitate and revitalize the business climate. Among other things, we expect to raise a public fund to leverage private investment and open more market opportunities to foreign companies. Through this set of laws and programs, our country will make the largest trade reform in the history of El Salvador, with which we hope to eliminate many of the barriers to the arrival of new investment capital, especially American.

Finally, as a complementary element within this Partnership, El Salvador has applied for a second compact of the Millennium Challenge Corporation (MCC) to be implemented in the marine coastal area of El Salvador, if approved.

This year we concluded the implementation of the first MCC compact concentrated in the northern zone of the country. This cooperation agreement was a complete success for its level of transparency and implementation. The project benefitted more than 900,000 people, building infrastructure, improving social services and leveraging more than $57 million in private investment.

The new proposed compact has been designed jointly by teams from both countries, and is intended to turn El Salvador into a center for investment in logistics and services. Resources will be invested primarily in human capital and infrastructure. The government of El Salvador has a commitment to make an important contribution to complement the potential influx of resources donated by the government and the people of the United States of America.

This new way of cooperation has been conceived as a partnership between countries sharing the same values and interests, leaving behind the tensions of the Cold War and also considering our countries as the U.S. “back yard”. The United States and El Salvador are fundamentally committed to reduce poverty through the creation of wealth and generating jobs, while strengthening democratic values and the rule of law. Such an agreement can become a successful formula for the relations between the U.S. and the rest of Central America. In the case of El Salvador, President Obama understood it well, and in his second term, he has the opportunity to expand this vision and continue to forge close and lasting ties with the region.

Hugo Martínez, minister of Foreign Affairs of El Salvador

La primera administración del presidente Barack Obama marcó una nueva etapa en las relaciones entre El Salvador y Estados Unidos. En noviembre de 2011, hace exactamente un año, El Salvador y Estados Unidos sellaron el Asocio para el Crecimiento, un acuerdo que Estados Unidos ha firmado únicamente con cuatro países a nivel mundial, entre los cuales se encuentra El Salvador.

En el Asocio para el Crecimiento, equipos de El Salvador y Estados Unidos han identificado y establecido rutas para remover los obstáculos que impiden el crecimiento en nuestro país. Los equipos encontraron dos grandes obstáculos para el crecimiento en El Salvador: la seguridad pública y la baja productividad.

A un año de su lanzamiento, el Asocio para el Crecimiento ha tenido logros importantes: la creación de un Consejo para el Crecimiento, en el que notables empresarios salvadoreños discuten los temas fundamentales con el Ejecutivo tales como los planes para prevenir la violencia social, y la construcción de una estrategia para promover inversión extranjera en El Salvador.

En el municipio de Colón, 15 minutos al occidente de San Salvador y uno de los más violentos del país, las autoridades de seguridad de El Salvador y del gobierno de Estados Unidos han establecido una serie de programas que han ayudado a la reducción de un 40% del delito. En los próximos meses, ambos gobiernos lanzaremos una unidad especializada para combatir las extorsiones contra la micro y pequeña empresa en El Salvador.

En el campo de atracción de inversiones, nuestro gobierno ha enviado a nuestro congreso una lista de programas, normativas y leyes que incentiven, faciliten y dinamicen el clima de negocio. Esperamos, entre otras cosas, construir un fondo público que apalanque las inversiones privadas y abra más oportunidades de mercado a empresas extranjeras. A través de este conjunto de leyes y programas, realizaremos la reforma comercial más grande de la historia de El Salvador, con la que esperamos eliminar muchos de los obstáculos que impiden la llegada de nuevos capitales, en especial, estadounidenses.

Finalmente, como otro elemento complementario dentro de este Asocio, El Salvador ha aplicado para un segundo compacto de la Corporación del Desafío del Milenio (MCC) que, de ser aprobado, será implementado en la zona costera marina de El Salvador. Este año concluimos un primer compacto, con un costo de más de $400 millones, que se concentró en la zona norte del país y tuvo una duración de cinco años. Este compacto fue todo un éxito a nivel de transparencia e implementación: se beneficiaron más de 900 mil personas y se logró que la inversión privada en la zona norte alcanzara los $57 millones. Para 2013, los indicadores de progreso de El Salvador, según MCC, fueron positivos a nivel general, con acento importante en el control de la corrupción y el fortalecimiento de derechos democráticos.

Por Hugo Martínez, ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador

El nuevo compacto ha sido diseñado conjuntamente por equipos de ambos países, y pretendería convertir a El Salvador en un centro de inversión en materia de comunicación y logística. Los recursos se invertirían principalmente en capital humano e infraestructura. El gobierno de El Salvador tiene un compromiso de contribuir con una amplia partida económica para complementar el influjo de recursos donados por el pueblo y gobierno estadounidense.

Esta nueva forma de cooperación, concebida como un asocio entre países que comparten los mismos valores e intereses, deja atrás las viejas tensiones de la Guerra Fría y la consideración de nuestros países como el “patio trasero” de Estados Unidos. Ambos países queremos contribuir a disminuir la pobreza a través de la creación de riqueza y generación de empleos, además de fortalecer los valores democráticos. Este tipo de acuerdos entre nuestros países pueden significar fórmulas exitosas para las relaciones entre Estados Unidos y el resto de Centroamérica. Para el caso de El Salvador, el presidente Obama así lo comprendió, y en su segundo periodo presidencial, tiene la oportunidad de ampliar esta visión y continuar forjando lazos estrechos y duraderos con la región.

Hugo Martínez, ministro de Relaciones Exteriores de El Salvador

La escritora  y actriz salvadoreña, Jorgelina Cerritos, participó un conversatorio con la comunidad salvadoreña en Estados Unidos y amigos de la literatura latinoaméricana, el cual tuvo lugar en las instalaciones de la Embajada de El Salvador en Washington, DC, el pasado 4 de diciembre.

Cerritos ganó el reconocido premio “Casa de las América 2010” por su  obra teatral “Al otro lado del mar”, lo que le valió ser la primera salvadoreña en agenciarse este galardón en la rama de dramaturgia.

La escritora agradeció a la sede diplomática, y en especial al embajador de El Salvador, Francisco Altschul,  la posibilidad de acercarse a la diáspora y conversar con ellos sobre sus obras pasadas y sus planes futuros.

“Estamos viviendo un buen momento del teatro en El Salvador”, aseguró Cerritos, quien dejó claro que se encuentra optimista que el estado del arte nacional evolucione.

El embajador Altschul, en tanto, sostuvo que eventos como el conversatorio son parte fundamental de la estrategia de la embajada para brindar “un rostro nuevo y moderno sobre las artes salvadoreñas en la actualidad”.

La dramaturga también saludó al ex embajador de Estados Unidos en El Salvador, William Walker, quien contribuyó en la organización del evento.

El ex diplomático estadounidense aseguró sentir un especial cariño a nuestro país y aseguró que el arte salvadoreña se puede convertir en un vehículo para construir una imagen positiva de El Salvador en el exterior.

El Gabinete Económico y Social, encabezado por el secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, analizó la Estrategia de Desarrollo para la Franja Costero-Marina, a fin de planificar, focalizar y priorizar los proyectos y programas estratégicos y coherentes con el desarrollo de la zona. En la reunión estuvieron presentes los titulares de instituciones como Ministerio de Salud, Agricultura y Ganadería, Hacienda, Medio Ambiente y Recursos Naturales, Turismo, Economía, Educación, Trabajo, Gobernación, Obras Públicas. Además, los presidentes de las entidades autónomas como ANDA, FISDL, CEL y las superintendencias y banca estatal.

El secretario técnico reiteró que el accionar de las instituciones del órgano Ejecutivo debe estar en función de la ciudadanía y de facilitar e impulsar la inversión privada de todos los tamaños en el país. Segovia enfatizó que una de las formas es impulsar las pequeñas inversiones y obras públicas indispensables y desencadenantes de mejoras y beneficios para la población de la franja.

Alexander Segovia aclaró una vez más que el Gobierno del presidente Mauricio Funes está apostando por una estrategia integral de la zona marino costera, de la cual el Fomilenio 2, es una parte importante. No obstante, la apuesta estratégica que engloba estos proyectos está en convertir a El Salvador en un país productor de sus propios alimentos que al mismo tiempo genere el excedente necesario para la exportación, esto bajo una gestión ambiental responsable que potencie el uso sostenible del mar.

Por otra parte, el desarrollo también pasa por potenciar al país como un centro logístico y de servicios regionales, con una industria moderna y especializada, incluida la turística de alta calidad. Todo esto fundamentado en el competitivo trabajo de los salvadoreños.

Este planteamiento tiene que ver con la estrategia denominada el Nuevo Ciclo para el desarrollo, la inversión y el empleo, que a su vez comprende: las apuestas sectoriales, el nuevo marco de incentivos, la agilización de trámites, el acceso a financiamiento y el desarrollo de la Franja Costero-Marina (FCM).

El desarrollo de la FCM es importante porque es una región con muchas potencialidades y a la vez con muchos retos. Incluye 75 municipios, el 34 por ciento del territorio nacional, 321 kilómetros de costa y un área marina de 100 mil kilómetros cuadrados y 200 millas de mar territorial. De acuerdo con datos de 2007, en la FCM reside el 26 por ciento de la población.

Entre las principales potencialidades se cuenta con el 77.5 por ciento de la superficie natural protegida del país, alberga uno de los más grandes arrecifes coralinos del Pacífico Mesoamericano y posee el 61.5 por ciento de los suelos de clases I y II.

En el área se cuenta con los Puertos de La Unión y Acajutla, el Aeropuerto Internacional de El Salvador y la carretera El Litoral. Además de tener al mar como patrimonio productivo y consecuente potencial turístico. Un factor adicional relevante es que la región tienen una elevada organización ciudadana y articulación intermunicipal. “El modelo de desarrollo y el crecimiento sostenido de esta economía pasa inevitablemente por el desarrollo de esa zona”, aseguró el secretario.

Sin embargo, en a FCM el 56 por ciento de la población se encuentra en situación de pobreza, el 20.5 por ciento es analfabeta y sólo el 1.6 por ciento de sus pobladores tienen educación superior. Además, haya altos niveles de contaminación de las agua, riesgos de inundaciones y el 42 por ciento de los hogares no acceden a agua por cañería, entre otros datos.

Por ello, la estrategia de intervención diseñada por el Gobierno, implica mejorar las condiciones de vida de la población de los territorios mediante el fortalecimiento del tejido socio productivo costero marinos. Este objetivo se logrará con base en 4 ejes estratégicos que son: la inversión productiva, la calidad de vida para la población, logística e infraestructura y los núcleos urbanos costeros.

En cuanto al eje de inversión productiva, se centrará en la producción de alimentos, pesca, agroindustria y turismo. En lo concerniente a mejorar las condiciones de vida, están contempladas algunas acciones como: ampliación de la red de atención primaria y hospitalaria, la creación de 14 nuevos ECOS, la construcción de un hospital en Conchagua y la creación de las Casas de la Cultura del Mar, entre otras muchas medidas.

En el eje de logística y servicios asociados, se proyecta para el próximo año, la modernización y ampliación del aeropuerto de Comalapa, la concesión del Puerto de La Unión y la modernización del de Acajutla, la modernización de las fronteras de El Amatillo y Angiatú, la ampliación del tramo de carretera Aeropuerto-Zacatecoluca y el impulso gubernamental al desarrollo de la industria aeronáutica.

Finalmente, el desarrollo de los núcleos urbanos costeros implicará el ordenamiento y rehabilitación de los cascos urbanos de Acajutla y La Unión y la construcción de la infraestructura para la producción y desarrollo, tal es el caso de malecones comerciales, muelles artesanales para la pesca, turismo y comercio, así como tratamiento de aguas, agua potable y saneamiento ambiental, entre otros. Los núcleos urbanos con activos estratégicos que se han identificado son los siguientes:

La Unión-Golfo de Fonseca, Bahía de Jiquilisco-Puerto El Triunfo, Comalapa-San Luis Talpa, La Libertad, Acajutla-Barra de Santiago y por supuesto el mar mismo.

En este contexto el secretario técnico anunció que se ampliaría a toda la FCM, el programa Territorios de Progreso, debido a la alta necesidad de promover la articulación de la oferta gubernamental con la demanda en los territorios a fin de eficientar y maximizar los recursos públicos.

El Gabinete Económico y Social también conoció a cerca de la Evaluación Ambiental Estratégica, ya que es otro de los pilares sine qua non, sería posible el desarrollo en la FCM. El ministro de Medio Ambiente, German Rosa Chávez, planteó los rubros más relevantes de la referida estrategia, estos son: reducción de riesgos, saneamiento ambiental, pesca sostenible, restauración de manglares y humedales, agroforestería y desarrollo agropecuario sostenible, gestión integrada del recurso hídrico, ordenamiento ambiental del territorio y fortalecimiento institucional y sistema de gestión ambiental y social.

El Presidente de la República, Mauricio Funes, anunció ayer que el Consejo Empresarial del Asocio para el Crecimiento, integrado por cinco representantes del gobierno y cinco grandes empresarios, ha vuelto a constituirse.

El mandatario informó que los empresarios Francisco Callejas, Roberto Murray Meza, Ricardo Poma, Juan Carlos Eserski y Francisco de Sola, han regresado a este Consejo luego de haberse retirado temporalmente.

“Superado el conflicto y normalizado el funcionamiento de la Corte Suprema de Justicia, es de entender que se normalizaría el funcionamiento de este Consejo con el retorno de la representación de estos cinco grandes empresarios”, dijo el mandatario en un discurso en Casa Presidencial pronunciado luego de juramentar a funcionarios de distintas instituciones del gobierno.

El jefe de Estado agradeció a los representantes del sector privado por la labor que realizan y detalló que ellos “participaron con ideas y propuestas en la elaboración del marco jurídico que propugnamos para crear un clima de negocios adecuado en el país que facilite la inversión productiva”.

El gobernante también anunció que en los primeros días de diciembre llegará al país una importante delegación estadounidense para acelerar aún más el desarrollo del Asocio para el Crecimiento.

“De manera que el año próximo podamos comenzar a ver los resultados concretos y positivos de este importante emprendimiento conjunto de nuestro gobierno con la administración del presidente Barack Obama”, enfatizó el mandatario salvadoreño.

En este mismo contexto, posterior a la juramentación, en conferencia de prensa el Presidente Funes invitó a las gremiales empresariales a que se reintegren al Consejo Económico y Social.

“De la misma manera como estos cinco empresarios han retornado al Consejo Empresarial del Asocio para el Crecimiento, nosotros esperaríamos que también los representantes de las diferentes cámaras empresariales, particularmente de la Asociación Nacional de la Empresa Privada, retornen también al seno del Consejo Económico y Social”, dijo el gobernante.

 

El secretario técnico de la Presidencia, Alexander Segovia, junto a funcionarios de la Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés), se reunirá la tarde de este jueves en Washington D.C. para anunciar, ante potenciales inversionistas, una herramienta que se contempla formará parte del nuevo compacto (Fomilenio 2) y que estará destinada a apalancar inversión privada.

Según el titular de la Secretaría Técnica, en el nuevo compacto se está solicitando a la MCC un fondo que permitiría estimular la inversión privada a partir de la provisión de bienes y servicios públicos y semipúblicos. A juicio del secretario técnico, muchas inversiones no se materializan por la ausencia de condiciones de infraestructura (ejemplo: falta de caminos), o limitado recurso humano calificado, por lo que este fondo se constituiría en un mecanismo abierto y transparente para apoyar tales inversiones.

Uno de los objetivos del encuentro en Washington es informar al sector empresarial internacional interesado en el país, sobre la fase inicial para aplicar a este fondo y que consiste en que los potenciales inversionistas podrán presentar expresiones de interés. Se espera que las propuestas sean presentadas ante la Agencia de Promoción de Inversiones y Exportaciones de El Salvador (PROESA) antes de marzo del próximo año.

El secretario técnico manifestó que ya existen inversionistas, grandes y pequeños, con proyectos elaborados, listos para invertir. "Ya se generó un ambiente de expectativa positivo y ya tenemos reacciones concretas de inversionistas extranjeros y locales", sostuvo recientemente.

Actualmente, el nuevo compacto (Fomilenio 2) se encuentra en la etapa preparatoria, cuya propuesta de proyectos sería presentada de manera formal a la MCC, según reveló Alexander Segovia, el 16 de noviembre próximo.

El Gobierno espera que el nuevo convenio de donación sea suscrito en 2013, luego de que el 9 y 10 de octubre sea formalmente clausurado el primer Fomilenio, han revelado.

Los gobiernos de Estados Unidos y de El Salvador prepararon conjuntamente un diagnóstico que determina que una de las principales restricciones al desarrollo y crecimiento es la baja productividad en el sector de transables.

De acuerdo con el funcionario de la Presidencia, está claro que un Fomilenio 2 por sí mismo no resolvería los problemas de la zona, pero sí el esfuerzo conjunto entre el gobierno de El Salvador, la donación del gobierno de Estados Unidos y, principalmente, la inversión privada. "Estamos viendo al Fomilenio 2 como el factor desencadenante de las inversiones", ha asegurado el funcionario.

La Secretaría Técnica de la Presidencia, autoridades de la Corporación del Reto del Milenio (MCC, por sus siglas en inglés) y del FOMILENIO clausuraron este 3 de octubre, en Washington, D.C., la exitosa ejecución del primer compacto otorgado a El Salvador.

El gobierno salvadoreño, a través de su Secretario Técnico, Alex Segovia, agradeció al pueblo estadounidense por la ayuda que ha significado la implementación de estos fondos, sobre todo en la zona norte de El Salvador. “La aplicación de este primer compacto ha sido un éxito y ha cambiado la vida de muchas personas, que ahora tienen una mejor conectividad, acceso al agua potable y proyectos educativos”, expresó Segovia.

El Salvador invirtió durante cinco años alrededor de 460 millones de dólares otorgados por el MCC. Estos fueron invertidos básicamente en la construcción de carreteras y vías de acceso, desarrollo turístico y agrícola, educación e introducción de agua potable y electricidad.

El director ejecutivo del FOMILENIO, José Ángel Quirós, destacó lo enriquecedor de la experiencia que significó para él administrar este proyecto. “Hoy que uno ve los logros del programa, se siente una gran satisfacción. Fue un reto complicado, enriquecedor para los que hemos trabajado y para el país. Estamos muy contentos de que unas 70 mil personas se hayan visto beneficiadas con el FOMILENIO”, manifestó Quirós. “También tengo que agradecer al gobierno de El Salvador por permitirme vivir la transición”, concluyó.

Las valoraciones hechas desde el MCC también fueron positivas. El Director Ejecutivo de la MCC, Daniel Yohannes, aseguró que El Salvador "está entre unos pocos (países) que son elegibles para un segundo compacto. Soy optimista al pensar que El Salvador va a trabajar fuerte para mantener esa elegibilidad y que va a desarrollar una sólida propuesta para un nuevo compacto que la mesa de directores del MCC pueda considerar lo antes posible”.

En ese sentido, Alex Segovia expresó el compromiso del gobierno de El Salvador de presentar en la brevedad posible un proyecto para que El Salvador cuente con un segundo compacto de MCC. “Trabajamos para presentar los primeros papeles conceptuales al MCC, ya que estamos consciente de que todavía un segundo compacto no está dado y hay que trabajar mucho al respecto”, confirmó el Secretario, quien reiteró que el gobierno de El Salvador  "hará todo lo posible por conseguir un nuevo compacto para la zona marino costera de El Salvador".

Por su parte, el Embajador de El Salvador en Estados Unidos, Francisco Altschul, expresó: “Desde la Embajada nosotros estamos en la disposición para hacer las gestiones necesarias. Sabemos de la importancia de los fondos del MCC, y un segundo compacto podría ser una herramienta para combatir la pobreza en El Salvador y para fortalecer y profundizar la unidad de valores y visiones entre nuestros países”.

El Secretario Segovia y el Embajador Altschul se reunirán este día  con inversionistas internacionales y de la diáspora salvadoreña que se han mostrado interesados en invertir ante un eventual segundo compacto.

El pasado 28 de septiembre, la Embajada de El Salvador en los Estados Unidos fue parte de la celebración del Mes de la Herencia Hispana, la que tuvo lugar en las instalaciones de la Correccional del Condado de Prince George’s (PG). Ahí, funcionarios de nuestra representación compartieron con los privados de libertad, especialmente con los internos de origen salvadoreño.

“Para nosotros es un honor estar aquí acompañando a nuestros compatriotas. Nuestra Embajada pretende llegar a todos los connacionales y hacerlos sentir incluidos como salvadoreños, sin importar dónde estén”, expresó el jefe de Misión Adjunto de la Embajada, Óscar Chávez Valiente.

Por su parte, la encargada de Asuntos Comunitarios, Sonia Umanzor, incentivó a los recluidos  a no abandonar sus sueños de libertad, y les invitó a ponerse en contacto con la sede, en caso que lo necesiten.

Como muestra de gratitud, la directora de las correccionales de PG, Mary Lou McDonough, entregó unas placas de reconocimiento simbólicas a las distintas delegaciones diplomáticas que se hicieron presentes a la celebración, en la que hubo desfiles de presentación de banderas, bailes, mariachis y música en vivo.

En el cierre de las actividades conmemorativas del 191 Aniversario de Independencia Centroamericana, la Embajada de El Salvador en los Estados Unidos organizó un conversatorio sobre la identidad histórica de los salvadoreños, desde el punto desde el punto de vista arqueológico, la que estuvo a cargo del arqueólogo nacional, Fabio Amador.

En su charla, el especialista en esta ciencia enfatizó que el resultado de los análisis de distintos hallazgos en nuestro territorio, como vasijas y otros utensilios, ha  demostrado que “nosotros teníamos nuestros propios grupos, con su propia identidad. Por lo tanto, no se debe ligar en demasía la cultura de nuestros ancestros con los grupos indígenas que habitaron en México”.

Luego de su ponencia, Amador interactuó con los asistentes, quienes se mostraron ávidos con los datos proporcionados por el investigador.

Amador labora actualmente para la National Geographic Society, como encargado de programas para promover y coordinar investigaciones  científicas y de exploración alrededor del mundo.

Entre sus trabajos más importantes sobresale el Atlas Arqueológico de la Región de Oriente de El Salvador, proyecto realizado con el apoyo de la Universidad de El Salvador.