Viernes, 02 Diciembre 2011 16:14

Embajada y Consulado en Washington, D.C., rinden informe sobre recaudación y distribución de fondos para daminificados por lluvias en El Salvador.

Valora este artículo
(0 votos)

El  Embajador  de  El  Salvador,  Francisco Altschul, y la Cónsul General en Washington, D.C., Celia  Medrano, presentaron en la Embajada de El Salvador en Estados Unidos,  el informe  detallado  sobre  el manejo de los donativos recaudados en el área Metropolitana de Washington, DC., Maryland y Virginia para palear  las necesidades de las familias residentes en las comunidades más afectadas por la depresión tropical 12E, que azotó El Salvador en octubre pasado.

“Es  el  desastre  natural más grande en 40 años, pero consideramos que fue invisibilizado  debido  a que no tenía un nombre específico como Mitch, por ejemplo. Sin  embargo, los daños han sido peores que los de otros desastres naturales”, señaló el Embajador Altschul.

Por  su  parte,  la  Cónsul  Medrano  añadió  que  a  partir del Decreto de Emergencia  Nacional emitido por parte del Gobierno de El Salvador desde el 14  de  octubre  pasado,  los  consulados  salvadoreños  en  Washington D.C. y  Virginia  activaron inmediatamente acciones en conjunto con la comunidad  de recolección de fondos y donaciones destinados a los programas de apoyo para las comunidades más afectadas por la depresión tropical 12E.

La  Cónsul  Medrano  informó  que  alrededor  de  25 voluntarios estuvieron presentes en  diferentes  puntos  con  cajas  recolectoras,  así  como  en coordinación con empleados consulares trabajaron en levantamiento de actas, clasificación,  empaquetamiento y envío de medicamentos, ropa e implementos de  higiene solicitados por comunidades afectadas en las localidades de San Julián  y  Cuisnahuat (Sonsonate);  el  Bajo  Lempa  (Usulután)  y  el departamento de Morazán.

Además,  una  red comunitaria en las sedes consulares activo una “radiotón” con la estación 1600 para la recolección de donativos. Se realizaron ventas de  comida  y rifas de certificados de regalo, electrodomésticos y canastas donadas por empresarios locales.  Fue celebrado un “Concierto solidario” en la Iglesia “Sagrado Corazón” convocado conjuntamente con las organizaciones Comunidades  Transnacionales  Salvadoreñas  Americanas  (COTSA),  Comité de Solidaridad “Monseñor Romero”; Asociación de Abogados Salvadoreños, Apuesta por  el  Rock,  Centro  de Arte  y  Fraternidad Unida Salvadoreña Americana (FUSA).

Agregó  que  el fondo recaudado al finalizar esta actividad específica fue entregado  directamente  a representantes comunitarios del Bajo Lempa y San Julián.

Tres  voluntarias  del  área  de  Washington D.C. que participan en las mesas comunitarias consulares de educación, salud y arte y cultura garantizaron la  entrega  directa  de  los  donativos movilizándose a  los municipios afectados. Se  trata de Katya Miranda, joven artista y trabajadora social; Lita Trejo, educadora y activista comunitaria; y Rebeca Muñoz, promotora en salud.  Ellas  coordinaron  con  instancias  estatales  en  El Salvador y participaron en  las  jornadas  médicas  y  de   apoyo  coordinadas por la Asociación  “Nuevo Amanecer”, ONG especializada en prevención y atención de emergencias a nivel  local. Estas  voluntarias comunitarias solicitaron permiso  no remunerado en sus respectivos empleos para efectuar el viaje, y cubrieron con recursos propios sus gastos de estadía en El Salvador.

De  igual  forma,  organizaciones  como  “Voces  en  la  frontera”  donaron medicamentos  valorados  en USD 1,267.59, la empresa Medrano´s EXPRESS donó cajas con un valor de USD 200.00 y la empresa AVIANCA/TACA proporcionó los boletos aéreos y el transporte de carga para el envió y entrega de las donaciones, lo que  representa un  apoyo valorado aproximadamente en USD 4,600.00.

La  Cónsul  Medrano informó que en las jornadas antes anotadas se recolectó un total de USD 12,979.85 en efectivo. Conforme lo registrado en Actas, un subtotal de USD 6,975.40 fueron enviados a través del Fondo Solidario para Salvadoreños en el Exterior (FOSSALEX) mediante 4 diferentes transferencias a  la cuenta bancaria abierta por el gobierno salvadoreño SETEFE/emergencia No.  0590-057574-5.  

Otra  cantidad  de  USD  921.61  fue  remesada por el Consulado  de  El  Salvador  en  Woodbridge, Virginia, a la Cuenta Bancaria aperturada por el Consulado de El Salvador en Elizabeth, New Jersey, para el  envió de alimentos para los resguardos  habilitados para atender a damnificados por la tormenta. Añadió que las comisiones bancarias correspondientes a cada  trasferencia suman un total de USD 180.00 cancelados  del  presupuesto institucional de los consulados.  Conforme lo registrado en recibos, un segundo subtotal de USD 3,351.94 fue utilizado con autorización de las personas e instancias donantes para la compra de medicamentos y artículos que fueron entregados a las familias afectadas, así como un mínimo del 7% destinado a costos de operaciones.

“Este  reporte narrativo-financiero constituye un ejercicio de rendición de cuentas por parte del Consulado General de El Salvador en Washington D.C. con el  objeto de que la comunidad salvadoreña que se volcó solidariamente a la campaña  de emergencia  nacional  pueda constatar el total de fondos recaudados, su uso y destino, garantizando la entrega directa de la ayuda a familias  de las comunidades más afectadas”, sostuvo la funcionaria.

Además de  trabajar en esta campaña para atender la emergencia, en el Consulado salvadoreño se contó el mes de octubre con la presencia del  Procurador  para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador, Óscar  Luna, quien reflexionó con la comunidad salvadoreña en el área sobre la necesidad de trabajar con más fuerza aspectos preventivos, particularmente en el área de protección al medio ambiente, para evitar mayores impactos por este tipo de eventos naturales.

Las  voluntarias que hicieron posible la entrega directa de la ayuda a las comunidades dieron  testimonio de su experiencia. “No fue solo ir a dejar cajas, sino ver y participar. Fue sumamente útil el dinero que se donó, la gente se alegraba cuando veía la medicina”, sostuvo Lita Trejo. Por su parte,  Katya Miranda explicó que fue importante garantizar entregar las donaciones directamente a las familias de las comunidades afectadas y participar en las jornadas médicas. Por su parte, Rebeca Muñoz explicó que tuvieron que avanzar por caminos de difícil acceso para alcanzar a llegar a las  comunidades donde la ayuda aún no había llegado. Las tres voluntarias coincidieron en que las necesidades de las familias afectadas por las tormentas siguen siendo muchas, por lo que proponen hacer mayores esfuerzos e iniciativas para apoyarlas.

Los  daños  ocasionados  por  la  depresión  tropical  alcanzan los USD 840 millones de dólares,  por  lo que los lazos de solidaridad e intercambio abiertos a partir de esta experiencia entre la diáspora salvadoreña y nuestros compatriotas residentes en localidades de mayor pobreza y vulnerabilidad son un aporte en la constatada tradición de una hermandad que trasciende fronteras.

 

Visto 8736 veces Modificado por última vez en Viernes, 02 Diciembre 2011 22:54