Noticias de Washington

Con una emotiva celebración, los embajadores de El Salvador, Guatemala y Honduras, en los Estados Unidos de América despidieron al representante diplomático de Colombia ante la Casa Blanca, Luis Carlos Villegas, quien fue nombrado recientemente por el Gobierno del presidente Juan Manuel Santos como Ministro de Defensa de esa nación suramericana.

Los funcionarios de los países del Triángulo Norte de Centroamérica señalaron sentirse complacidos de haber podido trabajar muy de cerca con el embajador Villegas y agradecieron su incondicional apoyo en relación a temas vinculados con el desarrollo del istmo. 

El embajador colombiano concluirá su gestión como diplomático en Washington el próximo 16 de junio.

La Embajada de El Salvador en los Estados Unidos realizó recientemente la presentación de la última novela del escritor salvadoreño Mario Bencastro, titulada “La Mansión del Olvido”, un recorrido por la historia de El Salvador en los últimos 500 años narrado a través de la historia de los habitantes de “Ausolia”, un pueblo ficticio inspirado en la tierra natal del artista, Ahuachapán. 

La actividad fue presidida por el embajador Francisco Altschul y contó con la presencia de representantes del gremio artístico, académico y político salvadoreño.

En el evento, el  autor nacional dedicó la presentación de su libro al beato Monseñor Óscar Arnulfo Romero. “Mi primera obra fue inspirada por su martirio”, dijo el también pintor, y agregó que su trabajo “busca transmitir la historia y la cultura de El Salvador a las nuevas generaciones de coterráneos dentro y fuera del país”. 

El año pasado, Bencastro fue uno de los galardonados con el “Premio Independencia 2014”, otorgado por la embajada a personalidades que han aportado desde sus labores a favorecer la calidad de vida de la comunidad salvadoreña. 

Sobre “La Mansión del Olvido”, el Premio Nacional de Cultura, Rafael Lara Martínez, expone que “la novela esboza el despojo de las tierras comunales indígenas, el paso del cultivo del añil al café, la matanza de 1932, el derecho de pernada de los hacendados, el militarismo, el despegue y el fin de la guerra civil, el éxodo migratorio hacia el norte”. 

El lanzamiento de la obra fue organizado en coordinación con la Red Nacional Salvadoreña en el Exterior (RENASE), y la Asociación para el Desarrollo Educativo en El Salvador (ADEES), quienes llevaron a cabo la lectura de algunos capítulos del libro y continuarán la promoción de la obra del autor en la capital estadounidense.

El evento fue propicio para que el embajador Altschul anunciara la apertura de la “Casa El Salvador”,  un espacio cultural que trabajará en coordinación con esta representación diplomática y cuya actividad principal sería “fomentar el intercambio cultural entre el país y la diáspora residente en la capital de los Estados Unidos”.

La Embajada de El Salvador en Estados Unidos, el Consulado de El Salvador en Washington, D.C., y la Oficina de Asuntos Latinos de la alcaldía de Washington, D.C.,  realizaron un encuentro comunitario para celebrar la beatificación del arzobispo mártir salvadoreño, Monseñor Romero,  el pasado sábado 23 de mayo. 

Decenas de personas se congregaron con imágenes alusivas al beato en la Plaza Lamont, del histórico barrio Mt. Pleasant,  para celebrar esta fecha histórica para los salvadoreños y salvadoreñas alrededor del mundo.

La ceremonia fue inaugurada por el embajador de El Salvador, Francisco Altschul, quien destacó el legado del beato e instó a los connacionales a trabajar “por lograr el ideal de Monseñor Romero, una patria con paz, justicia y amor”.  

Los asistentes a la actividad tuvieron la oportunidad de ver en diferido el acto de beatificación, llevado a cabo esa mañana en San Salvador, así como de contemplar una serie de imágenes del ambiente de celebración que se vivió en El Salvador durante el viernes y el sábado. 

La beatificación de Monseñor Romero también fue aclamada por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el Secretario de Estado estadounidense, John Kerry.  El mandatario norteamericano expresó, a través de un comunicado de prensa, que en esta fecha “El Salvador, Centroamérica y Estados Unidos se rigen bajo la visión del arzobispo Romero”.  “Esperemos que la visión del arzobispo Romero nos inspire a todos a respetar la dignidad de todos los seres humanos”, expresó el dignatario estadounidense.

La embajada de El Salvador en Estados Unidos participó por segunda ocasión en la distinguida competencia internacional de cocina “Embassy Chef Challenge” en la que una docena de representaciones diplomáticas de diversos continentes promueven su tradición culinaria a través de la preparación de platillos típicos de su país.

En esta ocasión, El Salvador fue representado por el chef Benjamín Velásquez, director de servicios alimenticios de la escuela culinaria de Carlos Rosario, quien compitió con una tradicional sopa mariscada, como plato principal, y nuégados de yuca como postre; los cuales también fueron degustados por los cientos de asistentes al evento.

En la competencia también participaron platillos de otras nacionalidades como Indonesia, Georgia, Guatemala, Venezuela, Qatar, entre otros.  

El Coro y Orquesta Sinfónica Juvenil Don Bosco concluyó hoy su gira por Washington, D.C., en los Estados Unidos de América, con un concierto en la sede del Banco Mundial (BM), en la que las niñas, niños y jóvenes de dicha  agrupación interpretaron una repertorio que incluyó desde composiciones del italiano Giuseppe Verdi, hasta la tradicional obra del salvadoreño Pancho Lara, “El Carbonero”, finalizando con su característica interpretación de un popurrí del cubano Dámaso Pérez Prado.

El recital fue inaugurado por el vicepresidente del Banco Mundial para América Latina y el Caribe, Jorge Familiar, y contó con la participación del ministro de Educación de El Salvador, Carlos Canjura, quien agradeció a todas las organizaciones que apoyaron esta iniciativa y expresó que este proyecto es un ejemplo “del rostro del país con el que soñamos, por el que luchamos, y el que el gobierno está comprometido a construir”.

El embajador de El Salvador en los Estados Unidos, Francisco Altschul, y la cónsul General de El Salvador en Washington, Keny López, también asistieron a la presentación.

El Coro y Orquesta Sinfónica Juvenil Don Bosco es un proyecto que busca ofrecer educación en valores, a través de la música, a aproximadamente 500 niñas, niños y jóvenes de zonas de alto riesgo social de El Salvador; de los cuales 150 viajaron a los Estados Unidos para realizar una serie de presentaciones entre el 27 y el 30 de abril, en la capital estadounidense.

La gira fue organizada por la Fundación Educación y Trabajo de El Salvador (EDYTRA) y el Banco Mundial (BM), en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador y con el apoyo de la aerolínea Avianca.

La Embajada de El Salvador en Washington D.C. entregó este día un reconocimiento a los integrantes de la  Orquesta y Coro Juvenil Polígono Don Bosco, por la contribución y difusión del arte y la cultura salvadoreña durante su gira por Washington,  D.C.
 
Las palabras de apertura estuvieron a cargo del embajador de El Salvador en Estados Unidos, Francisco Altschul, quien felicitó a los músicos y aseguró que “la exitosa recepción que la orquesta ha tenido en Washington, es  muestra de que cuando damos oportunidades a los niños, niñas y jóvenes, para que orienten sus capacidades de manera positiva, estos pueden desarrollar su talento y convertirse en promotores de la riqueza artística y cultural del país”La entrega de reconocimientos estuvo  a cargo de la Cónsul General de El Salvador en Washington, D.C., Keny López y el Jefe de Misión Adjunta de la Embajada de El Salvador en Estados Unidos, Óscar Chávez,  quienes además agradecieron al fundador y director del Polígono Industrial Don Bosco, el padre José Moratalla, conocido como “Padre Pepe”, por su  valiosa contribución al crear alternativas para los jóvenes en riesgo de El Salvador; así como al Director de Orquesta, al Director de Música y al Director de Coro, Brayan Cea, Daniel Ayala y Numa Bracamonte, respectivamente.
 

Este acto se realizó al cierre de la segunda presentación de la orquesta en la capital estadounidense, llevada a cabo en el Santuario Sagrado Corazón.
 
En esta ocasión, el Coro deleitó al público con un repertorio que recorrió desde composiciones de Wolfgang Amadeus Mozart, hasta la tradicional composición del músico y compositor salvadoreño Ciriaco de Jesús Alas, "Dichoso Fui", interpretada por la solista Dámaris Chacón.  
 
Seguido del coro y los solistas, el clarinetista Yareed Marroquín, también integrante de la Orquesta, interpretó "Oblivion" de Ástor Piazzola; dando paso al cierre de la presentación con un quinteto de clarinetes y la entonación del Himno Nacional de El Salvador, el cual fue coreado por todos los presentes.
 
La gira de la Orquesta y Coro Juvenil Polígono Don Bosco es organizada por la Fundación Educación y Trabajo de El Salvador (EDYTRA) y el Banco Mundial (BM), en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador y con el apoyo de la aerolínea Avianca. Las presentaciones culminarán con un concierto en las instalaciones del Banco Mundial el jueves 30 de abril.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, asistió al concierto del  Coro y Orquesta Sinfónica Juvenil Polígono Don Bosco de El Salvador, realizado el 27 de de abril en el Concert Hall del Centro John F. Kennedy para las Artes Escénicas, un prestigioso espacio cultural de la ciudad de Washington, D.C., en los Estados Unidos de América.

La presentación inició con los himnos de El Salvador y los Estados Unidos, seguido de piezas folclóricas salvadoreñas como “El Carbonero”, de Pancho Lara, y “Pipiles en Cuscatlán”, de Nolan Hernández; así como arreglos de música salsa como “Carnaval”, de Celia Cruz, finalizando al ritmo del mambo con un popurrí del músico y compositor cubano, Dámaso Pérez Prado.

El concierto fue inaugurado por el director de la Fundación Educación y Trabajo (EDYTRA), presbítero José María Moratalla, conocido como padre Pepe,quien destacó que cuando los distintos sectores del país se unen por objetivos comunes, se pueden concretar grandes esfuerzos como este que se está llevando a cabo en la capital estadounidense.

La Orquesta y Coro Sinfónico Juvenil Polígono Don Bosco es un proyecto que busca ofrecer educación en valores, a través de la música, a niñas, niños y jóvenes de zonas de alto riesgo social de El Salvador. La agrupación sinfónica cuenta con aproximadamente 500 miembros, de los cuales 150 viajaron a Washington D.C.

El concierto fue organizado por EDYTRA y el Banco Mundial, en coordinación con el Ministerio de Relaciones Exteriores de El Salvador y con el apoyo de la aerolínea Avianca.

Al evento, también se hicieron presentes el embajador de El Salvador en los Estados Unidos, Francisco Altschul; el Jefe de Misión Adjunto de la embajada salvadoreña, Óscar Chávez; la cónsul General de El Salvador en Washington D.C., Keny López; y miembros de diversas representaciones diplomáticas establecidas en la nación estadounidense.

Como parte de su gira, las niñas, niños y jóvenes de la referida agrupación musical realizarán dos conciertos más los días 29 y 30 de abril,  en el Santuario Sagrado Corazón y en el Banco Mundial, respectivamente.

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, presidió hoy la conferencia de prensa donde se presentó al Coro y Orquesta Sinfónica Juvenil Polígono Don Bosco, que forma parte del Proyecto “Prevención de la Violencia a través de Actividades Musicales y Culturales” de la Fundación Educación y Trabajo (EDYTRA),  y que realizará una gira artística del 26 de abril al 1 de mayo de 2015, en Washington D.C., en los Estados Unidos de América, gracias al apoyo de Avianca y del Banco Mundial.

En la rueda de prensa además estuvieron presentes el embajador de El Salvador en Washington, Francisco Altschul; el director de EDYTRA,presbítero José María Moratalla, conocido como padre Pepe;  y el empresario salvadoreño, Roberto Kriete.

El ministro Martínez explicó que las niñas y niños, que forman dicha agrupación musical,  han logrado alejarse de la violencia social y la exclusión de sus respectivas comunidades de origen, gracias al trabajo dirigido por el padre Pepe, facilitando oportunidades de formación, ya sea de un oficio o desarrollando un talento, como es el caso que nos reúne este día.

El canciller de la República recordó que cuando se enteró de la iniciativa de este viaje, no dudó un en sumarme a este esfuerzo. “Primero porque soy un convencido que el desarrollo de El Salvador será posible en la medida en que potenciemos las capacidades y talento de nuestras niñas, niños y jóvenes. Además, si mantenemos a nuestra juventud sana, física y mentalmente, y ocupada en actividades de bien, podremos revertir la violencia que tanto daño ha causado a nuestra sociedad”.

También, señaló que la contribución brindada desde la Cancillería “es un gesto de apoyo a los programas de previsión contra la violencia y, especialmente, a este proyecto exitoso que nos permite evidenciar que hay muchas formas creativas de mantener a nuestros jóvenes ocupados en actividades productivas”.

El jefe de la diplomacia salvadoreña enfatizó que la apuesta de la actual administración de unirse con todos los sectores sociales para alcanzar el bienestar de la población, como en este caso con la Iglesia Católica y la empresa privada, se mantiene latente para alcanzar el objetivo trazado de contar con un país próspero, educado y seguro.

“El Gobierno de El Salvador tiene un fuerte compromiso con la educación y le seguridad para nuestros niños y jóvenes y que estos proyectos brindan un mayor impulso a las acciones que venimos desarrollando desde el Ejecutivo, así que seguiremos trabajando conjuntamente a favor de nuestra niñez y juventud en el país”, reafirmó.

Por su parte, el empresario Roberto Kriete, reiteró su apoyo a este tipo de iniciativas, ya que contribuyen al progreso de la juventud salvadoreña y señaló que el destacado talento musical de este grupo de niñas y niños es un ejemplo de las muchos aspectos positivos que se viven a diario en El Salvador.

El Coro y Orquesta Sinfónica Juvenil Polígono Don Bosco tiene previsto presentarse durante la gira en la capital estadounidense, en el Kennedy Center, en la embajada de El Salvador en Washington, en el Banco Mundial, en el Columbia Heights Educational Campus y en el Key School.

 

El ministro de Relaciones Exteriores, Hugo Martínez, participó este día en la presentación del Proyecto “Desarrollo, un nuevo nombre para la paz, alternativas para jóvenes en riesgo en El Salvador”, de la Fundación Educación y Trabajo (EDYTRA), ante organismo multilaterales, fundaciones, agencias de cooperación y representantes de organizaciones empresariales salvadoreñas en Washington, D.C., en los Estados Unidos de América.

La presentación la realizó el director de EDYTRA, presbítero José María Moratalla, conocido como padre Pepe, en las instalaciones de la embajada salvadoreña en la capital estadounidense. En la actividad, también estuvo presente el embajador de El Salvador en los Estados Unidos, Francisco Altschul.

En su intervención, el canciller Martínez reconoció el trabajo que el padre Pepe ha realizado a favor de las niñas, niños y jóvenes  en zonas vulnerables a la violencia en el país, generando espacios para su crecimiento cultural e intelectual.

"La visión del Padre Pepe ha permitido que florezca la esperanza en diferentes comunidades excluidas y asechadas por la violencia social que enfrenta nuestro país; como cristiano salesiano, el padre Pepe ha logrado que las niñas, niños y jóvenes de comunidades en riesgo social tengan la oportunidad de formarse, aprender un oficio o bien desarrollar un talento", dijo el ministro Martínez.

Asimismo, hizo referencia a la gira artística que realizarán desde este día  hasta el 1 de mayo, 150 niñas y niños salvadoreños del Coro y Orquesta Sinfónica Polígono Don Bosco, que forman parte de un grupo de 500 del Proyecto “Prevención de la Violencia a través de Actividades Musicales y Culturales”, el cual es otra iniciativa exitosa liderada por el Padre Pepe en El Salvador del 2010 al 2014.

La visita del Padre Pepe y del Coro y Orquesta Sinfónica Polígono Don Bosco ha sido posible gracias al apoyo de Avianca y del Banco Interamericano de Desarrollo.

Página 1 de 24